¿Online o Presencial?

 

Ventajas y desventajas

 

 

    Te contamos los pros y contras de las 2 modalidades.

 

    El yoga fue creado para practicarse en contacto con el profesor y con los compañeros. Esta proximidad es una parte importante pues refuerza nuestro propósito y voluntad, y por tanto mejora los beneficios que obtenemos al movilizar más recursos en nuestra práctica y ser más constantes.

 

    Todos sabemos lo difícil que es en algunos momentos practicar en casa, pues carecemos del empuje y la motivación del grupo,  incluso de una obligación horaria, al margen de la dificultad de encontrar el espacio y el tiempo para abrir la esterilla en un lugar despejado donde podamos estar una hora sin ser distraídos por el trasiego del hogar. Esta energía que nos aporta el grupo está bien descrita en los textos antiguos.

 

    Sin embargo si practicamos en casa también tenemos algunas ventajas destacables en este y otros sentidos. Si somos capaces de sobreponernos a la pereza veremos nuestra voluntad muy reforzada, y con ella nuestra práctica. Sentiremos la autonomía de poder hacer yoga sin una dependencia completa de nuestro centro. Encontraremos que aún en la dificultad de carecer de la guía del profesor, en parte nos vemos recompensados con una mayor profundidad pues podemos dirigir toda nuestra atención al interior, siempre que lo hagamos sin apoyo audiovisual.

 

    Contamos con un ahorro de tiempo al no tener que desplazarnos ida y vuelta, y también ahorro económico pues las tarifas online suelen ser más reducidas.

 

    En la práctica online dirigida por un profesor, además de esas ventajas podemos resolver las dudas que surjan en la distancia a través de consultas, y sabremos que estamos realizando una práctica progresiva y organizada en el tiempo para tener una evolución racional si son clases en las que también hay alumnos presenciales, y por tanto esa evolución se da de una forma adaptada a necesidades reales.

 

    Por supuesto en estos tiempos que vivimos ahora podemos tener motivos más poderosos que los mencionados para querer quedarnos en casa, incluso estar obligados a ello en algún momento.

 

    Un exceso de tiempo delante del ordenador puede generarnos molestias de espalda o entumecimiento, pero también podemos hacer del ordenador un medio para incrementar nuestra actividad física.

 

    Las posibilidades que te ofrecemos en nuestro centro para continuar tu práctica y evitar los perjuicios del sedentarismo son estas:

 

1)    Clases Presenciales, con aforo limitado a 6 alumnos, medidas de higiene y protocolo de acuerdo a normativa. Podrás elegir          entre venir al centro a tu clase presencial o hacer esa misma clase online en directo en tu casa los días que prefieras no venir en persona. Tarifa 45€/mes 2 clases semanales

 

2)    Clases Online, en directo y diferido con acceso libre a las clases para realizarlas en el horario que mejor se adapte a ti. Tutorías a distancia. Tarifa 20€/mes, incluye 2 clases en directo a la semana y acceso en diferido a las mismas y a las tutorías online

 

3)    Clases de Tarifa Combinada, es la suma de todos los servicios de clases Presenciales + Online. Tarifa 55€/mes

 

4)    Clases Semi Presenciales, son Clases Online + Tutorías Presenciales (opcionales) en grupos súper reducidos de 4 alumnos. Te explicamos cómo conectarte a las clases online en tu casa y cómo hacer las posturas y ejercicios de acuerdo a tus dolencias y necesidades particulares. Para personas +55 años. Tarifa 20€/mes